Miércoles 26.02.2020
Cordoba Hoy

COSMOVERSOS EN COSMOPOÉTICA

El poeta Juan Vicente Piqueras destaca al español con todo lo que tiene que ver con lo dionisíaco y la fiesta

El premio Loewe y director del Instituto Cervantes en Amán ha hablado sobre multitud de cuestiones en una rueda de prensa llena de humor previa a su recital de esta tarde en Orive
Javier Fernández y Juan Vicente Piqueras en la rueda de prensa del hotel AC Marriot
Javier Fernández y Juan Vicente Piqueras en la rueda de prensa del hotel AC Marriot
El poeta Juan Vicente Piqueras destaca al español con todo lo que tiene que ver con lo dionisíaco y la fiesta

El poeta ganador del Premio Loewe, traductor, guionista y actual director del Instituto Cervantes de Amán, Juan Vicente Piqueras ha indicado que el idioma español es idóneo sobre todo "para la fiesta, en general para todo lo que tiene que ver con lo dionisíaco, también para el afecto". Así lo ha afirmado en una rueda de prensa previa a su recital de esta tarde junto a Eva Gallud en el Palacio de Orive dentro de ciclo 'cosmoversos' de Cosmopoética. Las palabras de Piqueras en una intervención llena de humor e ironía en el hotel AC Marriot procedían de otra afirmación, que el español era una "lengua muy simple para mentes simples", motivo por el que junto a otros, como el doblaje de películas, "a los españoles les cuesta tanto aprender idiomas". De la misma manera humoristica, el poeta ha indicado que "teníamos el sistema vocálico más simple", para concluir que asi éramos "simples como botijos".

Este viajero impenitente que ha vivido en varios países tras irse de España en 1985, ha hablado sobre el desarraigo y el reencuentro con su país también de forma seria. Con cierto pudor ha explicado que se fue para "huir de su madre y de su familia. También porque la movida le pareció literalmente un horror: "bailábamos sombre las fosas comunes", ha añadido. El director del Instituto Cervantes de Amán ha detallado como curiosidades que cuando está fuera, en ocasiones, se produce un fenómeno insólitos, "por ejemplo vas en el autobús y te parece ver a los vecinos de tu pueblo, es todo un producto de estar lleno de añoranza". También cómo, desde la perspectiva del no creyente se dio cuenta de lo que le había influido el cristianismo.

Si esa es la visión de España del que añora en un lugar lejano, el escritor también ha hablado sobre la influencia que ejerce cada sitio donde vives: "Los lugares son dioses que tienen una presencia fortísima, hay lugares donde percibes una tradición en el ambiente". Esto desemboca en "la importancia del dónde" en la poesía y por tanto del "tiempo, el amor y los afectos"

A su vez, como influencias palpables en su modo de escribir ha mencionado en general a la poesía griega, italiana o portuguesa. Y ha enlazado cada influencia como parte de un aprendizaje que ha de empezar en los clásicos, de hecho ha recalcado que toda persona que se quiera dedicar a escribir ha de leerlos, con una especial mención a los autores medievales.

La traducción y sus proyectos

Traductor de poetas como los italianos Tonino Guerra y Cesare Zavatinni, el bosnio Izet Sarajlìc, la rumana Ana Blandiana o el griego Costa Vrachnós, ha definido a la traducción como "un acto de amor y humildad". Este acto "es como una mudanza, siempre se pierde una silla, se rompe un armario...pero al final tienes una casa confortable". Con respecto a sus próximos proyectos ha dicho tener ya un libro listo pero no saber qué hacer con él.

También ha tendio palabras, y de nuevo en tono de humor, sobre la trayectoria general de los poetas, al explicar cómo no hay que fijarse tanto en los premios que se ganaron en determinado año como en los otros "en los que te presentas a 20 premios, no te dan ninguno y encima varios se declaran desiertos".

Ha acompañado al poeta en la rueda de prensa el también poeta y editor cordobés Javier Fernández.

SÚPLICA
 
Sigue tejiendo, amor, y destejiendo
jerseys y leguas para mi derrota,
bufandas para el viento que me lleva,
el frío de mi fuga
y el invierno que soy. Sigue tejiendo.
 
Sigue diciendo no
al desaliento y a tus pretendientes.
Y no les digas no, diles mañana,
y mañana también diles mañana.
lo mismo que yo a ti. Hasta que regrese.
 
Cuando cansado ya de derroteros,
harto ya de perderme y de morarme
en regazos de magas o en riesgos de sirenas,
regrese a ti, y no sepas
qué hacer con el quehacer de tanta espera
como ahora no sé qué hacer conmigo.
 
Me he convertido en nadie.
Tendré que regresar a tu regazo,
apoyar mi cabeza donde ahora está el ovillo
que guía mi retorno.
 
Y cuando llegue a ti ya no sabrás quién soy.
Cuando te abrace abrazarás el aire.

Juan Vicente Piqueras (Atenas, 2012)

 

Comentarios