Jueves 18.10.2018

CULTURA Y ANTIGÜEDAD

Tres piezas del Museo Arqueológico, en la inauguración del Museo Íbero de Jaén

Son un exvoto completo y dos fragmentos de otros, todos ellos de piedra caliza y fechados entre los siglos II y I antes de nuestra era

Uno de los exvotos de Torreparedones con la inscripción 'Dea Caelestis' que está en la exposición 'La Dama, el Príncipe, el Héroe y la Diosa', con la que se inaugura el Museo Íbero de Jaén.
Uno de los exvotos de Torreparedones con la inscripción 'Dea Caelestis' que está en la exposición 'La Dama, el Príncipe, el Héroe y la Diosa', con la que se inaugura el Museo Íbero de Jaén.
Tres piezas del Museo Arqueológico, en la inauguración del Museo Íbero de Jaén

El delegado de Cultura, Turismo y Deporte de la Junta en Córdoba, Francisco Alcalde, ha informado de que tres piezas procedentes del Yacimiento Arqueológico de Torreparedones y depositadas en el Museo Arqueológico de Córdoba están presentes en la exposición 'La Dama, el Príncipe, el Héroe y la Diosa', con la que se inaugura este lunes el Museo Íbero, de Jaén.

Así lo ha puesto de manifiesto la Administración autonómica en un comunicado en el que ha detallado que este acto ha estado presidido por el rey Felipe VI, acompañado por la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz.

Las piezas de Córdoba son un exvoto completo y dos fragmentos de otros, todos ellos de piedra caliza y fechados entre los siglos II y I antes de nuestra era. El exvoto completo representa una figura sedente cuyas facciones y anatomía han sido tratados de manera muy esquemática pero reconocibles.

Exvotos ibéricos de Torreparedones en el Museo Arqueológico de Córdoba

Los fragmentos, por otro lado, son una cabeza y un cuerpo. La cabeza, también con rasgos esquemáticos, muestra la inscripción 'Dea Caelestis'. El otro fragmento representa una figura femenina embarazada, rodeando con sus brazos su barriga. Estas piezas ingresaron en el Museo Arqueológico de Córdoba en 1992, formando parte de un lote de 25 piezas procedentes del citado Yacimiento de Torreparedones.

Los exvotos son unas de las expresiones de la religiosidad íbera más abundantes. Se depositaban en los santuarios en honor a la divinidad o como acción de gracias. Podían representar a personas, partes del cuerpo, e incluso animales.

Comentarios