viernes 14.08.2020
Cordoba Hoy

NATURALEZA

Córdoba se prepara para una noche llena de polillas (palomitas o palomitones)

Se pueden atraer mediante una sencilla trampa
Una mariposa nocturna, Utetheisa pulchella. Fotografía de Dave Grundy compartida en el grupo de Facebook 'Mariposas nocturnas de Andalucía'
Una mariposa nocturna, Utetheisa pulchella. Fotografía de Dave Grundy compartida en el grupo de Facebook 'Mariposas nocturnas de Andalucía'
Córdoba se prepara para una noche llena de polillas (palomitas o palomitones)

Una tela blanca, un mantel o una sábana. Tres palos de al menos 70 centímetros. Una linterna de luz ultravioleta. El mantel se pone debajo, a modo de alfombra. Los tres palos unidos como si fueran el soporte de una tienda de campaña. Y colgados de ellos la linterna. Alrededor de la particular alfombra se ponen hueveras de cartón vacías. Listo. Ya tiene usted una trampa para observar a las polillas, mariposas nocturnas que también se conocen popularmente como palomitones o palomitas. Pueden ver una en este enlace

La Sociedad Andaluza de Entomología, originaria de Córdoba, ha organizado junto a 'ConoceNatura' la I Noche de las Polillas, que ya tiene abierto su plazo de inscripción. Se celebrará entre el 9 y el 11 de octubre. La Sociedad Andaluza de Entomología se formó en Córdoba como Sociedad Entomológica Cordobesa en 1995. Poco a poco fue extendiendo su ámbito de actuación, y para el 2001 ya era una asociación de carácter regional. Por su parte 'ConoceNatura' es una empresa dedicada a la educación ambiental.

"La gente piensa que son animales dañinos, que no valen para nada, que son feos, pequeños, grises o marrones, sin diseño...vamos, que son bichos malos", indica riéndose el responsable de 'ConoceNatura' José Manuel Moreno, que empezó hace unos años a profundizar en el estudio de estos lepidópteros "picado" por un amigo. "A poco que te fijas, les haces una foto y la aumentas ves que son fascinantes".  Esta I Noche de las Polillas en Andalucía se celebra por primera vez pero toma como modelos la Moth Night británica, que arrancó en 1999, la European Moth Night, que empezó en 2004, o la National Moth Week de Estados Unidos, que comenzó en 2012. 

El objetivo de la campaña es dar a conocer estos animales que arrastran numerosos prejuicios, y que van desde que se comen la ropa hasta el mito del Hombre Polilla, sobre el que por cierto hay una película protagonizada por Richard Gere, 'Mothman, la última profecía'. Digamos que a diferencia de sus hermanas diurnas, no protagonizan demasiados poemas ni son objeto de hermosas metáforas, sino más bien de cierto asco que incluso tiene su propia fobia, llamada motefobia. Aquí les dejamos un test para saber si la padece.

Al margen de sus colores y nocturnidad, hay otra cosa que contribuye a que sean denostadas, y es su particular forma de volar, nada grácil en comparación con las mariposas nocturnas, un revoloteo torpe y que parece no tener destino concreto. Pero es que justo ese rasgo procede de una de sus características más interesantes: "Las orugas se alimentan de plantas, pero la mayoría de las adultas no polinizan, es decir, no se alimentan, su energía procede de esa fase de oruga y la reservan para copular y poco más, por eso la mayoría de las polillas son tan paraítas, vuelan un poquito, encuentran un lugar y ahí se quedan; si encuentran pareja bien y si no pues nada", explica Moreno.

Este naturalista añade que le ha sorprendido el poco estudio que hay sobre polillas en general cuando empezó en el 2012. Sin embargo el interés, gracias a las redes sociales, ha aumentado muy rápido. Y la Noche de las Polillas pretende incrementarlo aún más. Para ello cualquiera se puede inscribir aquí. Con el uso de las trampas que comentábamos al principio tendrá que ir describiendo a los ejemplares. Si es profano en la materia puede hacerles fotos y mandarlas al correo de la actividad. Luego se deja a las mariposas nocturnas en paz, no hay que hacerles ningún daño.

Y de esta forma quizá dentro de poco se pierdan los prejuicios gracias al conocimiento y hasta nos encontremos a algunas en un soneto con estrambote o al menos en una décima o espinela.

Comentarios