CARRERA OFICIAL DE LA SEMANA SANTA

La presidenta de La Axerquía recuerda a la Agrupación que su financiación es pública

Su presidenta, Juana Pérez, aclara a las cofradías en una carta que hay que escuchar a todas las partes implicadas a la hora de tomar decisiones

La presidenta de La Axerquía posa para Córdoba Hoy en la Plaza del Potro
La presidenta de La Axerquía posa para Córdoba Hoy en la Plaza del Potro

La presidenta de la Asociación de Vecinos La Axerquía, Juana Pérez Girón, ha contestado en una carta pública a las declaraciones del presidente de la Agrupación de Cofradías, Francisco Gómez Sanmiguel, en el sentido de que "no entiendo quién le ha otorgado ese poder que dice el señor Sanmiguel a las cofradías como las únicas valedoras para poder decidir sobre cómo y dónde se debe llevar a cabo la Carrera Oficial de nuestra Semana Santa y, además, ordenar a nuestro Ayuntamiento y nuestros representantes a que se dediquen sólo a facilitarles el camino".

Al respecto, Juana Pérez recuerda que es la ciudadanía, es decir los vecinos, los que eligen dedicarse a actos religiosos y los que, por tanto, hacen que existan las cofradías, las procesiones y la propia Carrera Oficial.

En palabras de la presidenta de los vecinos de La Axerquía, "nadie en esta ciudad, y mucho menos yo misma, está en contra de la celebración de la Semana Santa, pero sí lo está respecto del nuevo recorrido de la Carrera Oficial incluyendo aquí a muchas de sus cofradías, costaleros, penitentes, usuarios de los palcos, comerciantes y ciudadanos de a pie donde hasta puedo incluir a los turistas que nos visitan en esos días", y eso implica que hay que escuchar a todas las partes en esta materia.

Instalación de palcos

Es más, la representante vecinal asegura en su misiva que las cofradías se financian con dinero de todos los cordobeses que, con sus impuestos, "contribuyen a que reciban una subvención del Ayuntamiento", aparte de que se paga también la instalación de palcos, el trabajo de Sadeco, el de la Policía Local para financiar "un acto cerrado para aquéllos que han pagado su palco".

La carta se remata explicando que "las cofradías no hacen la ciudad; la hacen sus ciudadanos, y cuando las cofradías con sus propios medios económicos, sin subvención municipal, y recursos humanos puedan organizar la Semana Santa y su Carrera Oficial y siempre que el informe municipal de ocupación de vía pública sea favorable, entonces podrá decir que son los únicos que pueden decidir donde celebrarla".