• Sábado, 25 de Marzo de 2017

DISTRITO CENTRO

Comerciantes y hosteleros logran que el Ayuntamiento fuerce a los autobuses de turistas a parar en el centro de la ciudad

Están ya habilitadas en República Argentina y Paseo de La Victoria y hay que modificar la ordenanza municipal que ahora lleva a los vehículos hasta la Ronda de Isasa, en el entorno de la Mezquita-Catedral

Representantes de Centro Córdoba y Aehcor, en el Hotel La Boutique
Representantes de Centro Córdoba y Aehcor, en el Hotel La Boutique

Comerciantes y responsables de hoteles, lejos de lamentarse por la situación, han optado por subirse las mangas, coger el toro por los cuernos y planear al Ayuntamiento soluciones a modo de granitos de arena que forman desiertos o gotas de agua que , a la postre,, pueden formar un mar. En esta ocasión, tal y como han avanzado al alimón los presidentes de la Asociación de Empresarios de Hospedaje de Córdoba (Aehcor), y de Centro Córdoba, Manuel Fragero y Manuel Blasco, respectivamente, se han puesto en contacto con el Ayuntamiento con resultados positivos.

La intención de ambas organizaciones es que los autobuses de turistas que ahora llegan a la ciudad estacionando en la Ronda de Isasa lo hagan a partir de ahora en las paradas habilitadas para ellos tanto en la Avenida de República de Argentina como en la del Paseo de La Victoria, ahora sin usar, salvo para los autobuses escolares para carga y descarga de alumnos durante el tiempo que duren las obras de la calle Capitulares. Eso haría que Isasa fuera apagándose poco a poco o sirviera para lo que es la recogida yuna vez finalicen la visita.

No obstante, otra idea puesta sobre la mesa es que la recogida se haga junto al C4, el Centro de Arte Contemporáneo todavía cerrado y sin contenido. "Pensamos que una vez esté abierto al público podría ser un excelente fin de visita y también serviría para desarrollar esa zona de la ciudad", ha explicado Blasco.

Para ello, hace falta "modificar la actual ordenanza que obliga a los autobuses a llegar a Isasa, mientras que ahora la obligación sería en el Centro", ha añadido Blasco. La idea con ellos es clara: repartir y distribuir el turismo por toda la ciudad, de tal modo que no se limiten, como en la actualidad, a llegar a Córdoba, ver la Mezquita-Catedral y marcharse. "Ese tipo de turismo no es rentable para la ciudad, porque quien se lleva la comisión son los turoperadores, mientras que la ciudad se limita a los ocho euros que cuesta la entrada al monumento", ha advertido el presidente de Centro Córdoba.

Barrios con historia

Además, en palabras de Fragero, "los que vienen así a Córdoba se pierden la ciudad y dejan de ver barrios con historia, como La Axerquía Norte o la zona del Cristo de Los faroles, y muchos monumentos que les obligaría en muchos casos a pernoctar y conocer también la córdoba comercial y la gastronómica". Entre otras cosas porque el gasto medio turístico es el más bajo de Andalucía,  los datos de pernoctaciones han "bajado un poco, de 1,6 a 1,5", mientras que han descendido igualmente las ocupaciones de septiembre "que es un dato histórico, aunque tenemos que esperar a las de octubre a ver cómo han ido", ha añadido Fragero.

La idea, por tanto, es "huir del colapso que hay en la zona de La Mezquita" y hacer del centro de la ciudad un elemento atractivo para el turismo, como lo es "la calle Larios de Málaga, pero intentando algos similar en Cruz Conde y todas las calles peatonales aledañas", en palabras del representante de los empresarios de hospedaje.

Por el momento, no hay fechas para que los autobuses paren en el centro, pero la intención de Manuel Blasco es que antes de que finalice el año pueda ser una realidad y la avalancha de turistas se empiece a repartir desde entonces por toda la ciudad. "Hay un claro cambio de tendencia en el turismo y es que se está buscando ya la emoción, y de eso Córdoba y la provincia tienen mucho que ofrecer", ha añadido Fragero, antes de puntualizar que esos dos puntos de reunión de autobuses también pueden servir como punto de partida hacia otras zonas de la provincia, que tienen mucho que ofrecer, como Almodóvar y su Castillo (con el tirón que va a experimentar tras el rodaje de Juego de Tronos), Hornachuelos y Moratalla o el norte de la provincia.