DISTRITO CENTRO

Plataforma por Córdoba lamenta la pérdida de las baldosas en el entorno Caballerizas

El colectivo social denuncia la "estética mortuoria asfixiante" en la zona Centro a base de "crear un vulgar y horroroso acerado con granito gris, irreconciliable con el vetusto entorno"

El colectivo social Plataforma por Córdoba ha denunciado, a través de un comunicado, la destrucción de la "valiosa y antigua línea de losas de granito rosa y de preciada piedra negra cordobesa" del acerado que linda con las Caballerizas Reales, que que esas baldosas "valen una fortuna, porque eso ya no se encuentra y son codiciadas en el mercado para nuevas obras que desean recrear el valor de lo antiguo".

Se trata, en palabras de la Plataforma, de una pérdida patrimonial irreparable, "orquestada desde el mismo Ayuntamiento que, de nuevo, muestra insensibilidad hacia el paisaje urbano genuino de nuestro Casco Histórico". Las baldosas extraídas "armonizaban con el conjunto monumental por su bella textura y eran símbolo de identidad y distinción" de la parte que diferencia a la ciudad de otras, por la naturaleza autóctona de su material.

Bien es verdad que el acerado era estrecho y que, en opinión de la plataforma, se hubiera solucionado con "otra línea de baldosas", siguiendo el diseño originario de combinación cromática negra y rosa. "Pero la acción municipal se ha declinado por destruir la herencia cultural y crear un vulgar y horroroso acerado con granito gris, irreconciliable con el vetusto entorno, pues ninguna civilización anterior pavimentó con granito gris la Córdoba de siempre", insiste el comunicado.

De hecho, para Pataforma por Córdoba, "es en estos últimos años cuando se está configurando el Casco y Centro con una estética mortuoria asfixiante y una pretendida actualización que asesina la tradición urbanística propia".

Obras en el acerado de Caballerozas Reales

En otro orden de cosas, la Plataforma indica que esta dinámica de sellar y no dejar resquicio a la permeabilidad y transpiración del suelo urbano en la vía pública choca con el variable celo, al que se somete al propietario del Casco Histórico, para que en el suelo de sus patios utilicen materiales transpirables, según el Plan Especial del Casco Histórico (PECH), y advierten que los alcorques tengan espacio suficiente para los naranjos ya plantados.

"Lo peor de todo es que hay actuaciones que destruyen lo que luego ya no es reversible y queda destruido para siempre", remata la nota.