Lunes 20.01.2020
LA CIUDAD

Running sobre piedras y un agujero en la caseta: el circuito del Tablero le pide una reforma a los Reyes

El circuito para correr (o andar) del Tablero, por su particular situación al principio de la falda de la sierra y en pendiente, siempre ha contado con problemas cuando llueve. Se forman pequeños arroyuelos que arrastran la materia. En alguna ocasión las lluvias se ha llevado rápidamente por delante la tierra que se había echado para reparar desperfectos pocos días antes. Desde que se hiciese el recorrido en los años 80 es una constante. El piso nunca tiene la oportunidad de estar del todo bien por estas particularidades.

Este temporal sin embargo parece haber sumando daños al deterioro ya existente. En la recta donde los corredores hacen un kilómetro desde la salida hay un trechos de varios metros con piedras saliendo de la tierra, casi podría hablarse de una nueva posibilidad para el cross. A este peligro para los deportistas, por lesión o caída, se le suman algunos árboles derribados por las pasadas lluvias e incluso señales del propio circuito en el suelo, no se sabe si por acción del vendaval o de algún gamberro.

Y es  que la cercana pista deportiva, en la que alguna vez se pensó que jugaran los clubs del barrio (y sirvió para echar "pachangas" durante muchos años) no sólo carece ya de puertas (unas no están, otras sí pero abiertas y sin cerradura), sino que las porterías hace tiempo que se quitaron. Para poner la guinda, en la caseta de vestuarios (nunca funcionaron como tales), alguien ha hecho un agujero desde el que se puede acceder al interior, como se puede comprobar en las fotos. De hecho parte del váter está fuera, pues lo han arrancado y abandonado cerca de una artística pintada que simboliza al Dios Príapo.

A mediados de noviembre pasado, el concejal de Infraestructuras, David Dorado, anunciaba arreglos en este circuito dentro de un plan integral que en los próximos años va a realizar numerosas obras en todo el barrio, no sólo en la instalación deportiva. El plan en el que se incluirán las obras del concurrido circuito se realizarán en fases todavía por determinar. Dorado, que comparecía entonces en el propio circuito con el secretario de la asociación de vecinos El Tablero, Antonio Portillo, repasaba algunas de las primeras acciones hechas en el barrio en general: la reparación de aceras en puntos que están tan levantado y degradados que llegaban a ser peligrosos y la eliminación de algunas adelfas, especie que puede generar problemas por ser venenosas y que en la entrada de la calle Poeta Juan Ramón Jiménez causaban por su tamaño problemas de visibilidad en los conductores, habiendo sido causa de algunos accidentes (además de un punto de concentración de basuras e incluso ratas).

Entonces las lluvias no habían deteriorado tanto el terreno del circuito ni la acción de los gamberros se había hecho tan visible.

El presidente del Consejo de Distrito Norte, Juan Gregorio, ha explicado que tienen recogido el mantenimiento en el plan de distrito, "cosa que no se viene haciendo". Con respecto a la caseta y pista deportiva, Gregorio ha indicado que no saben "si corresponde o no al Instituto Municipal de deportes, puesto que hacen instalaciones que luego no adscriben a nadie, no sabemos si es el caso".

El presidente del Consejo de Distrito Norte ha añadido que el problema es quizá similar al de la pista de la Asomadilla: "Parques y Jardines, como no la tiene adscrita, no la arregla, el Instituto Municipal de Deportes, como no la tiene adscrita, tampoco la arreglaba, y al final tuvo que ser Patrimonio". Gregorio concluye "parece que uno espera a ver si la arregla el otro".

TEXTO Y FOTOS: ALFREDO MARTÍN-GORRIZ

 

Running sobre piedras y un agujero en la caseta: el circuito del Tablero le pide una reforma a los Reyes