La Guardia Civil de Córdoba ha celebrado esta mañana en las dependencias de la Comandancia provincial, en la capital cordobesa, el día de su Patrona, la Virgen del Pilar, con un acto solemne en el que han estado presentes el subdelegado del Gobierno, Juan José Primo Jurado; el teniente coronel jefe de la Guardia Civil en Córdoba, Juan Carretero; la alcaldesa, Isabel Ambrosio; la delegada del Gobierno andaluz, Rafi Crespín, el vicepresidente cuarto de la Diputación, Salvador Blanco y el teniente de alcalde de Presidencia y Seguridad Ciudadana, Emilio Aumente.

Unos actos en los que se llevó a cabo una ofrenda a los caídos, la escucha del himno de la Guardia Civil y un desfile ante las autoridades y que posteriormente tuvieron su continuación con una misa solemne, a las 12.30 horas, presidida por el vicario general de la Diócesis, Francisco J. Orozco, en la Mezquita-Catedral de Córdoba.

En su alocución, el teniente coronel Carretero no pudo evitar aludir a la situación actual que se vive en el país con la crisis catalana y ha expuesto que el cuerpo de la Guardia Civil, así como el de la Policía Nacional, están pasando por unas "especiales dificultades" a la hora de prestar su servicio. Ambos contingentes se desplazaron a Cataluña con dos órdenes "claras": Garantizar el libre ejercicio de derechos y libertades y la seguridad ciudadana, usando los principios de proporcionalidad, congruencia y oportunidad, y "cumplir las órdenes que jueces y fiscales impartan para impedir la celebración de un referéndum cuya convocatoria había sido anulada por el Tribunal Constitucional".

En este sentido, el máximo responsable de la Benemérita en Córdoba ha destacado que cuando salieron los agentes de Córdoba sabían "con certeza" que se iban a enfrentar a "uno de los servicios más exigentes que les han sido encomendados durante nuestra democracia" y, en este sentido, ha mostrado su "orgullo" y su gratitud hacia la actuación y el buen servicio mostrado por los agentes, pero también hacia las muestras de carrillo recibidas desde la sociedad civil hacia el cuerpo en estos momentos tan difíciles.

No es la única actuación que están llevando a cabo en la actualidad, ya que el país se encuentra en alerta 4 por el terrorismo yihadista tras el "cobarde atentado" del verano pasado, y se trata de un nivel "exigente" que obliga a "no bajar la guardia". Según Carretero, desde 2012 se han llevado a cabo en el país 140 operaciones policiales contra este tipo de terrorismo con 269 detenciones. En este sentido, el responsable de la Comandancia ha abundado en los contactos que se están teniendo en esta labor con las diferentes policías locales cordobesas y que en el último mes han supuesto un total de seis reuniones con un 107 agentes de la Local de 38 municipios.

Por su parte, el subdelegado del Gobierno, Juan José primo Jurado, ha recordado que esta festividad propia de la Guardia Civil coincide con el del "Día de la fiesta nacional de España" y, precisamente este año, no son fiestas "normales" por los "sucesos de Cataluña". Unos hechos que, en palabras suyas, ponen en riesgo "una unidad de 500 años de historia común" y, al mismo tiempo, "desafían la legislación y la convivencia que nos dimos hace cuatro décadas superando pasados errores y apostando por los mejores valores de este gran país".

El mensaje del subdelegado se ha trasladado al resto de la sociedad para solicitar, "en esta hora difícil" que "los españoles den un paso al frente y defender España con el limpio estilo de los buenos hijos". En este contexto, Primo Jurado ha recordado que los guardias civiles "formáis entre los mejores hijos de España" para "dar solidez y seguridad" al país.