Miércoles 20.11.2019
CULTURA

Viejas glorias y clásicos que suenan muy actuales con Hombres G y Danza Invisible

Los chicos están bien. Han pasado casi 40 años de lo que se conoció como la Movida (sin distinciones entre madrileña o viguesa) y dos de sus mejores exponentes del apogeo de aquella efervescencia contracultural estuvieron ayer en la plaza de toros de Córdoba para dar lo mejor de sí, ¡y vaya si lo hicieron!

Los chicos están bien. Algo más de grasa adiposa en algunos, arruguillas y canas en otros, pero una energía de ésas que contagian y hacen que uno se levante del asiento a menear el bullarengue o lo que se tercie. Danza Invisible y Hombres G; Hombres G y Danza Invisible, cada uno de ellos con su publico, agitado no mezclado en las gradas y en la arena del coso taurino.

Los malagueños salieron primero. Ya con la noche de otoño cayendo sobre la capital califal, amparados por las primeras sombras nocturnas y un Javier Ojeda al que parece que arrojan cada equis tiempo a un pozo de Lázaro para su resurrección rejuvenecido. Lo dio todo, y un poco más y el público lo agradeció coreando su discografía de siempre, pero que tan bien entra con los años. ¿'Sabor de amor'? Claro. Y ¿'A este lado de la carretera'? Por supuesto. Lo dicho; lo de siempre, pero mejor, cargado ya de sabiduría y experiencia.

Llegaron después los Hombres G de David Summers. Sabían que los de Torremolinos habían caldeado el ambiente a base de bien y que el listón estaba ya elevado, así que no tuvieron más remedio que lanzarse a por todas. El problema de cuando un grupo 'de siempre' tiene nuevo disco (era la gira 'Resurrección', no lo olvidemos) es que el público tiene claro que quiere cantar 'sus' canciones. Y los cantantes quieren introducir sus nuevos temas como sea.

¿La solución? Una primera parte dando a conocer lo nuevo, un intermedio con lo de siempre, vuelta a lo nuevo y un apoteosis final con lo más granado de sus clásicos, en plan 'Venezia' o 'Marta tiene un marcapasos' y, cómo no, 'Devuélveme a mi chica' para que la grada también se levantara a bailar y salir de una noche de casi cuatro horas con un buen sabor de boca. Exacto: 'Sabor de amor'.

TEXTO: YOLANDA PEDROSA

FOTOS: RAFA ALCAIDE

Viejas glorias y clásicos que suenan muy actuales con Hombres G y Danza Invisible