Viernes 13.12.2019
CULTURA

Flor Motion se despide con su guerrilla y repartiendo ramos personalizados en Orive

Córdoba es una auténtica ciudad de espíritu 'hippie'. Y lo es por su intenso amor a las flores, ese elemento tan representativo y simbólico de la revolución juvenil de los años 60' en el siglo pasado, que tan pronto quiere indicar pasión, como reflexión, amor, olvido o indiferencia. Los cordobeses y cordobesas, por el contrario, han hecho de la flor y de su mayo primaveral una auténtica forma de vida que ahora se prolonga hasta el otoño.

Por eso, no es de extrañar que a una de las últimas actividades de FLORA, en la que el colectivo madrileño Flor Motion ha podido hacer por fin lo que más le gusta (el asalto de elementos urbanos a modo de guerrilla de flores), haya estado muy animado de público en los Jardines de Orive.

La verdad es que cuando se lleva a cabo el concurso de FLORA, cada artista utiliza una serie de elementos para su obra, pero luego sobran muchos de ellos que esta tarde-noche se han podido aprovechar para la elaboración de ramos personalizados tanto por los propios miembros del colectivo, como por el público asistente, de todas las edades, por cierto.

Por su parte, los de Flor Motion, han querido ir más allá de lo que es el mero festival de las flores. Han estado durante toda la jornada de hoy realizando su particular guerrilla urbana decorando la estatua de Maimonides y el monumento de Hiroshima y Nagasaki y a última hora repartiendo pequeños trocitos de arte en forma de ramos 'do it yourself'.

Todo un broche de oro para el Festival Flora por parte de unos apasionados hacia los amantes de las flores.

TEXTO Y FOTOS: YOLANDA PEDROSA.

Flor Motion se despide con su guerrilla y repartiendo ramos personalizados en Orive