Lunes 24.02.2020
COFRADÍAS

Un Martes Santo de estrenos

La jornada del Lunes Santo dejó en el corazón de los cofrades cordobeses momentos para el recuerdo. El sol lució durante todo el día e, incluso, algunos hermanos de las distintas cofradías de este segundo día de la Semana Santa llegaban a afirmar que “faltaba el nervio de estar mirando al cielo”. Hoy, Martes Santo, también, en lo que a meteorología se refiere ha reinado la tranquilidad y las cinco hermandades han puesto su cruz de guía en las puertas de los distintos templos, sin temer que una nube diese al traste con el sueño que llevan esperando cumplir todo un año. 

La primera hermandad que se ponía en la calle era la de la Universitaria, desde la iglesia del Juramento de San Rafael. Se trata de una cofradía que se aleja de los cánones establecidos de la tradicional hermandad andaluza, siendo su corte más parecido a una corporación típica del norte de España que a una cordobesa. Sin embargo, no ha dejado de ser impresionante la portentosa imagen de Cristo muerto en la Cruz, imagen creada en torno a un estudio de la Sábana Santa. Tras Jesús, su madre, Nuestra Señora de la Presentación. Imágenes para el recuerdo ha dejado esta cofradía en su regreso al templo, sobre las 23.30 horas. 

A la misma hora que la cruz de guía de la Universitaria salía de San Rafael, lo hacía, desde la parroquia de San Andrés, la hermandad del Buen Suceso. La segunda y última corporación que parte desde este lugar (el Domingo de Ramos ya lo hizo la Esperanza) salía al son de la Marcha Real interpretada por la Banda de Cornetas y Tambores Cristo del Mar, de Vélez-Málaga. El paso de misterio, que poco a poco, va configurándose, ha dejado impresionados a los cordobeses, sobretodo, a su paso por la calle San Fernando. 

Detrás de Nuestro Padre Jesús del Buen Suceso, María Santísima de la Caridad, bella imagen de Miguel Ángel González, caminaba por las calles de Córdoba acompañada de la Banda de Música Nuestra Señora de la Estrella. Bajo un palio de cajón, la dolorosa también ha regalado bellas estampas cofrades en el marco de un Martes Santo más que pleno. 

Sin duda, la protagonista del día ha sido la hermandad de la Agonía que, por primera vez, ha procesional a la imagen dolorosa de esta corporación, Nuestra Señora de la Salud. Bajo un palio con bambalina frontal de terciopelo rojo y malla bordada en oro, obra de Julio Ferrerira, bordada por Jesús Rosado, candelaria de Angulo, respiraderos de Madueño y jarras y violeteras de Manuel Valera, el barrio de El Naranjo ha esperado ansioso la llegada de esta hermandad que, por motivos de distancias, sale desde el interior de la Mezquita-Catedral. No ha sido hasta las 03.00 horas cuando esta corporación ha entrado en la parroquia de Santa Victoria. 

No sólo ha sido este palio el que ha presentado novedades en referencia a la Semana Santa del año pasado. Desde la parroquia de la Trinidad y Todos los Santos, la imagen mariana de la corporación de la Santa Faz, María Santísima de la Trinidad, estrenaba el frontal de su nuevo techo de palio diseñado por Rafael de Rueda con orfebrería de José Manuel Bernet en terciopelo azul estilo rococó. El 'lirio blanco de la Trinidad' ha seguido a su hijo el de la Santa Faz de Nuestro Señor Jesucristo que en todo momento ha estado rodeado de fieles y devotos. 

Desde una de las plazas más cofrades de la capital cordobesa, Capuchinos, ha salido otra de las corporaciones del Martes Santo, la Sangre. El misterio, acompañado por la banda San Juan Evangelista de Triana representa el momento en el que Pilatoooos se dirige al pueblo para que este decida entre Jesús y Barrabás. La imagen dolorosa de Nuestra Señora Reina de los Ángeles ha procesionado acompañada por San Juan Evangelista, bajo los sones musicales de la banda cordobesa María Santísima de la Esperanza. Igualmente, esta hermandad ha brillado con luz propia en la calle San Fernando, donde el olor a incienso se ha entremezclado con el del azahar de los naranjos tardíos. 

De barrio cofrade, de San Lorenzo, de María Auxiliadora salía la hermandad salesiana del Prendimiento. El color azul de los hábitos de esta corporación del Martes Santo ha inundado las calles del barrio que ayer se vistió de negro y el domingo de morado y blanco. El magnífico paso de misterio, que aún se encuentra en un proceso de configuración ha paseado por las calles de su barrio con la maestría de los costaleros y el equipo de capataces, dirigidos por Horacio de la Rosa. Detrás, los sones musicales de la Agrupación Musical Cristo de Gracia. 

Nuestra Señora de la Piedad, bajo un palio azul marino también ha llenado las calles de gloria y ha sido acompañada por muchos de los devotos de la imagen de Martínez Cerrillo. Detrás de la dolorosa bajo palio, la Banda de Música Virgen de las Mercedes. Sin duda, el momento más especial del transcurrir de esta corporación es su regreso al barrio cuando San Lorenzo se vuelca y recibe a su hermandad salesiana. 

Un Martes Santo de estrenos